Six Nations 2016: cinco razones por las que Francia podría luchar en Cardiff

Ese viernes por la noche patear, lejos, todavía puede tomar su peaje. Irlanda sufrió con un cambio de seis días para su viaje a París, pero al menos todos ellos permanecieron juntos en el campamento. Francia va a tener que jugar Gales el viernes con la mayor parte de su escuadra que resultó para sus clubes el fin de semana pasado. Para su capitán, Guilhem Guirado, es un cambio de cinco días. Él jugó una hora para Toulon, lejos en Oyonnax, el domingo. Siete de los 23 de Francia contra Irlanda comenzaron para sus clubes el fin de semana pasado, con otros cinco apareciendo desde el banquillo.Dos pilotos, Teddy Thomas y Marvin O’Connor, resultaron lesionados al hacerlo. El fin de semana antes del partido de Italia, el primero en cargo de Novès, durante el cual introduciría una gran cantidad de jugadores inexpertos ante los rigores De los Seis Naciones, 17 de su escuadra de 23 estaban jugando para sus clubes. Sébastien Bézy y Paul Jedrasiak se preparaban para su debut en Francia de tal manera. Gaël Fickou, todos los 21 años de él, se preparó jugando los 80 completos para Toulouse. No es de extrañar que están luchando para encontrarse. El choque de estilos de Irlanda con Irlanda puede determinar el destino de las Naciones Unidas | Paul Rees Leer más2 Están luchando por encontrarse

Sería justo decir que las dos victorias de Francia fueron de la variedad raspada, pero eso es todo lo que se podría decir de las similitudes entre los dos.En contra de Italia, su set fue tembloroso, pero ganaron el juego por su ambición, aunque fuera un toque de trop de vez en cuando. Cuando hizo clic, anotaron. Contra Irlanda (y el tiempo estaba mal), el juego fue ganado por el scrum – o por lo menos la encarnación de la segunda mitad de él.

Pero durante 50 minutos, habían mirado una chusma de la incoherencia, Sólo clamando por una influencia constante. Si Bézy hubiera mirado delante de él con su segunda gorra, habría visto una mezcla de soldados a pie de obreros y detrás de él una línea de jóvenes talentosos más a gusto en el sol que la lluvia torrencial.Hasta que se pusieron en juego sus adornos de scrum (y Maxime Machenaud a mitad de scrum), era muy difícil ver a dónde se Bet365 mobile bonos podrían dirigir para una presencia autoritaria. Su presencia autoritaria está fuera para el torneo Louis Picamoles Jugó un papel clave en el primer intento de Francia del torneo, haciendo un bucle para tomar un pase de regreso de Jedrasiak, el novato que acababa de alimentar. Pero él tiró de su isquiotibial en el proceso. Él se alejó cojeando, y con él fue la confianza de Francia. Parecían un millón de dólares cuando anotaron ese primer intento con Virimi Vakatawa, otro de los talentos brillantes de Francia que podría hacer con un compañero de equipo de la sustancia para prestarles peso.Picamoles podría haber sido esa piedra angular, pero no jugará más en las Seis Naciones.4 El escándalo de Francia sigue siendo una cantidad desconocida

Tan dramático fue el cambio en el resultado cuando vinieron, parece obvio que el Props Francia terminó el juego de Irlanda con debería ser la primera opción a partir de ahora. Por desgracia, Eddy Ben Arous se ha perdido por una lesión, pero Rabah Slimani es sin duda ahora su titularidad inicial. Queda por ver si Francia puede hacer que ese conjunto de piezas dicen a tal efecto. Ellos fueron menos convincentes (con Slimani in situ) contra Italia, que luego siguió luchando contra Inglaterra en Roma la semana siguiente, mientras que Inglaterra, a su vez, había luchado contra Escocia. Y si Francia superó el scrum de Irlanda al final no debemos olvidar que Irlanda estaba dominada allí en casa ante el País de Gales.Los tres oponentes restantes de Francia serán propuestas más severas en ese departamento que los dos que han enfrentado.5 En la medida en que se pueda discernir un estilo, se requiere una alta precisión. Sería una exageración, entonces, decir que Francia se ha lanzado a este Six Nations, pero hay signos de un intento de redescubrir lo que nos gusta pensar como el “camino francés”, que fue recientemente aprobado con algún grado de éxito por el equipo de Toulouse entrenado durante tanto tiempo por Novès él mismo. Francia ha hecho más metros y más pases que nadie en las dos primeras rondas de las Seis Naciones. Si su ambición fue absorbida un poco por la lluvia contra Irlanda, encontró cierto grado de expresión contra Italia. Y hay talento en esa división trasera.Jonathan Danty se parece a Mathieu Bastareaud con flair, Vakatawa es letal, y Jules Plisson posee una cabeza fría para el juego no siempre evidente en las moscas de Francia.

Mientras tanto, en la espalda, Maxime Médard parece haber redescubierto El diablo en su ojo. El problema es que la forma en que Toulouse jugó en sus años de gloria fue el producto de la coherencia, la confianza y el tiempo que pasó juntos, poco de lo que Francia tiene. El éxito que Novès disfrutó en Toulouse ha ayudado al club francés a prosperar, comprometiendo así su propio régimen como entrenador nacional. Su mejor apuesta para Cardiff puede ser susurrar jouez en las orejas de sus jugadores mientras que trota hacia fuera en el caldero.